Fundación Abogados de Atocha

Fundación Abogados de Atocha
Abogados de Atocha

lunes 27 de julio de 2015

MAXI: La labor callada de un gran activista sindical

  • (*) por Francisco Naranjo Llanos

Maxi, en primer plano, en una de las múltiples concentraciones a las que asistía

Maxi, en primer plano, en una de las múltiples concentraciones a las que asistía

El sábado 25 de Julio a los 71 años, nos ha dejado el sindicalista Máximo Díaz, Maxi para los compañeros y amigos. Su ultimo adiós se le ha dado en el tanatorio de Getafe (Madrid), en la mañana del domingo 26 de julio. Maxi fue secretario de Formación Sindical en CCOO de Madrid y presidente de la Comisión de Garantías de la  Confederación Sindical de Comisiones Obreras, entre otras responsabilidades sindicales.
 
En los últimos años era sólo afiliado de base,  pero nunca faltaba a ninguna de las muchas manifestaciones que convocaba su sindicato, acompañado siempre por su inseparable amigo Doroteo Peinado, uno de los cofundadores en 1964 de las comisiones obreras del metal, origen de las comisiones obreras madrileñas.
 
Conocí a Maxi hace muchos años en la estación de ferrocarril  de Madrid Chamartín en la década de los años 80 del siglo pasado. Acababa yo de intervenir en  una asamblea sobre el Convenio Colectivo de RENFE y vinieron a saludarme él y Feliciano otro compañero del metal. Los dos con sus mochilas a la espalda. Mochilas que le servían para hacer esa gran y poco reconocida labor de activismo sindical para que la democracia real  entre en las pequeñas y medianas empresas.
 
Después, varios años después, coincidí con Maxi en la ejecutiva regional de CCOO de Madrid, en la que, como decía antes, se responsabilizó de la Formación Sindical, tema por él conocido, ya que venía de esa responsabilidad en la federación del metal. Asumió una labor imprescindible y necesaria, yo creo que una de las mas necesarias de un sindicato, pero también, justo es decirlo, poco reconocida.
 
De lo que más recuerdo de aquella época era el cuidado y la meticulosidad con que Maxi, prácticamente solo, preparaba las escuelas de verano del sindicato, ese espacio de reflexión tan necesario en una organización sindical de clase.
 
En este tema y con todos mis respetos a los y las anteriores y posteriores responsables de Formación Sindical, Maxi  realizó una gran labor y para mi fue el mejor que ha pasado por esa responsabilidad en CCOO de Madrid. No porque fuera más listo y capaz, si no por el cariño y  las ganas que le echaba a su trabajo.  El fue el precursor de las escuelas de verano en las comisiones obreras madrileñas, escuela que este año 2015  llega a su 23ª edición.
 
También conocí su trabajo como  presidente de la Comisión de Garantías Confederal, en unos tiempos difíciles para el interno del sindicato, con José María Fidalgo de secretario general de CCOO, tiempos en los que la organización estaba bastante turbulenta y las impugnaciones estaban a la orden día y esa labor tan difícil de administrar justicia interna la paso con muy buena nota, a pesar de que como digo las reclamaciones le llovían de todos los lugares  y sensibilidades.
 
Finalizo su ciclo sindical de nuevo en Madrid, concretamente en la Comarca Sur de CCOO, la primera en afiliación de las comarcas madrileñas del sindicato, ejerciendo de responsable de organización  y también a mi entender realizó una encomiable labor. Después por circunstancias que no conozco en profundidad, se fue  a su casa calladamente, tal cual como había sido su vida sindical. Nunca habló mal de nadie, a pesar de que me consta que pasó una fase difícil y triste en su vida de jubilado laboral, pero de su activismo sindical nunca se jubilo, pues como comentaba al principio, ya como afiliado de base, se le veía en la mayoría de las manifestaciones convocadas por su sindicato: CCOO.
 
Por cierto y dicho sea de paso, ahora que algunos se han despertado y han conocido y puesto de moda la palabra "activista", decir que Maxi ha sido un ejemplo de ello. Me comentaba un día que comenzó a trabajar con 14 años y ya tuvo la primera muestra de "activismo sindical" antes de cumplir los 18 y a  militar políticamente en el PCE con menos de 20.
 
En fin Maxi, no se si nuestras queridas comisiones obreras,  tu sindicato,  te va a rendir algún tipo de homenaje en el futuro. Esta claro que hasta ahora no lo ha hecho, pero estés donde estés, que sepas que a mi entender te lo mereces tanto o más que a los que se lo rinden.
 
Yo por mi parte con este breve articulo, mas que homenaje y recuerdo a su memoria, me gustaría que sirviera para que los sindicalistas actuales y a los trabajadores en general,  se dieran cuenta que los sindicatos de clase existen y han conseguido avances laborales y sociales, gracias a personas como Maxi o como su amigo Doroteo, que sin ser famosos, populares o conocidos,  han dado muchos años de su vida en defensa de los intereses de la clase obrera en tiempos mas difíciles que los actuales.
 
Descansa en paz compañero  Maxi, tu recuerdo y tu lucha sindical, siempre estarán  con nosotros, tanto en nuestra memoria como en nuestros corazones.

Más información sobre Maxi en el siguiente artículo de opinión: 

http://www.fundacionabogadosdeatocha.es/comunes/recursos/99915/2118838-Articulo_de_Javier_Lopez.pdf

(*) Francisco Naranjo Llanos, es el director de la Fundación Abogados de Atocha.

MAXI: La labor callada de un gran activista sindical

lunes 27 de julio de 2015

Áreas temáticas relacionadas

Actividades - Actualidad