Fundación Abogados de Atocha

Fundación Abogados de Atocha
Abogados de Atocha

martes 7 de mayo de 2013

Alejandro Ruiz-Huerta y Raúl Cordero, en el seminario de "Dictadura Franquista y Relaciones Laborales"

  • La Fundación Abogados de Atocha, en la Universidad Autónoma de Barcelona

El 6 de mayo, Alejandro Ruiz-Huerta, Presidente y Raúl Cordero, Patrono de la Fundación Abogados de Atocha, participaron en el seminario organizado por la Facultad de Derecho de la UAB, en la asignatura "Dictadura Franquista y Relaciones Laborales", con la conferencia sobre los Abogados de Atocha.

Alejandro Ruiz-Huerta Presidente de la Fundación Abogados de Atocha y Mª Jesús Espuny Vicedecana UAB

Alejandro Ruiz-Huerta Presidente de la Fundación Abogados de Atocha y Mª Jesús Espuny Vicedecana UAB

LOS ABOGADOS DE ATOCHA, HISTORIA VIVA

El 24 de enero de 1977 tres pistoleros de la extrema derecha española irrumpen en el despacho de abogados laboralistas situado en el número 55 de la madrileña calle Atocha.
Agrupan a las nueve personas que se encontraban en su interior, ocho abogados y un sindicalista y dos de ellos comienzan a disparar sus armas contra ellos, el tercero se encontraba en la escalera vigilando.
El resultado de ese acto salvaje deja cinco muertos y cuatro gravemente heridos de diversa consideración.
Este criminal acto hay que enmarcarlo dentro de la campaña de desestabilización que se viene produciendo por los sectores más adeptos al régimen franquista. Franco a muerto catorce meses antes y tan solo han pasado cuarenta días de la celebración del Referéndum por la Reforma Política impulsado por el Presidente del Gobierno Adolfo Suarez.
En esta consulta, estos sectores franquistas que solicitan el NO a la reforma apenas consiguen  respaldo y deciden pasar a la acción para evitar un proceso de apertura en nuestro país. En ese proceso de desestabilización cuentan con la colaboración del fascismo internacional, como son los Camisas Negras italianos, la Triple A argentina y una parte de la Policía Político Social.
Ante este panorama y en un intento desesperado del franquismo para evitar el proceso de apertura que se atisbaba incrementan la ofensiva de desestabilización. El domingo 23 de enero en una manifestación en favor de la Amnistía, el joven Arturo Ruiz muere como consecuencia de un disparo por la espalda efectuado por un miembro de la extrema derecha.
El lunes 24 de enero, es la estudiante Mari Luz Nájera quien a consecuencia de un bote de humo lanzado a corta distancia por la Policía y que impacta en su cabeza fallece, en la manifestación en protesta por el asesinato de Arturo Ruiz. Esa misma mañana es secuestrado el Teniente General Villaescusa y como colofón a ese lunes negro, por la noche les tocaría el turno a los abogados reunidos en Atocha 55.
La provocación estaba servida. Pero la actitud serena del Partido Comunista de España y de CCOO a quienes estaban vinculados las víctimas, las condenas de repulsa de la sociedad y el multitudinario entierro el 26 de enero en un impresionante silencio de los más de 200.000 asistentes, evitando cualquier tipo de provocación, no solo no cumple los objetivos que se habían propuesto los provocadores sino que se les vuelve en su contra.
Tres meses después el Partido Comunista de España es legalizado y a los cinco meses de haberse producido la terrible matanza se celebran las primeras elecciones democráticas en España.
La sangre vertida por los Abogados de Atocha, sin duda alguna aceleró el transito hacia la democracia.

Alejandro Ruiz-Huerta y Raúl Cordero, en el seminario de "Dictadura Franquista y Relaciones Laborales"

martes 7 de mayo de 2013

Áreas temáticas relacionadas

Actividades - Actualidad